Selva de Irati

Hace tiempo que la gente del norte sabe bien la maravillosa comida que se sirve en una sidrería, pero parece que últimamente es un plan que se está poniendo de moda.

Si a ir a comer a una sidrería, le añades ver la selva de Irati, lo convertimos en un plan de fin de semana perfecto.

Selva de Irati

La selva de Irati

La Selva de Irati o el bosque de Irati es un enclave único localizado al norte de España y compartido con el suroeste de Francia.

En España se encuentra en el enclave de los pirineos navarros y son dos las puertas de entradas a esta maravilla;  Orbaitzeta en el valle de Aezkoa y Ochagavía en el valle de Salazar.

Mapa de la Selva de Irati

Cualquier momento del año es bueno para ir a ver el segundo hayedo más grande de Europa, después de la selva negra de Alemania, pero nosotros elegimos otoño porque los colores que puedes disfrutar en esa época son indescriptibles en un paraje como éste. Un bosque con más de 17.000 hectáreas de hayas y abetos.

Decidimos alojarnos en una casita rural en el pueblo de Isaba a 23 km del precioso pueblo de Ochagavía. Todos los pueblitos de esta zona tienen un encanto especial, sus puertas de madera,  sus tejados de piedra, las fachadas blancas impolutas que contrastan con la exhuberante naturaleza que les rodea…, por lo que elijas el que elijas seguro te encantará.

Casita Isaba

Acceso a la Selva de Irati por Ochagavía

Si accedes a la selva de Irati desde Ochagavía, como hicimos nosotros, el  punto de partida es Casas de Irati. Allí  encontrarás un merendero, un área recreativa con fogones, mesas y una fuente, y un restaurante con una maravillosa terraza desde donde poder contemplar la naturaleza en silencio y relajarte escuchando el ruido de los pájaros.

TIP DE VIAJE: si quieres visitar la Selva, y quieres poder entrar y aparcar, te aconsejo que madrugues un poquito, ya que el acceso está controlado y una vez que se llene no te dejaran entrar.

El acceso a Casas de Irati es sencillo y allí encontrarás un punto de información donde los guardabosques te darán toda la información necesaria, un plano y sus recomendaciones según climatología o el estado de los caminos para ese día. El parking que encontrarás es de pago  y el importe son 5€ por coche, 2€ si le solicitas a tu alojamiento que te de el descuento por estar alojado allí o si haces una consumición de 15€. (2€ para las motos y 30€ para los autobuses, 1€ y 15€ respectivamente con el descuento).

Desde casas de Irati salen 5 rutas de diferente longitud y dificultad todas muy bien señalizadas que puedes hacer en bicicleta o andando, pero hagas la que hagas ten en cuenta llevar ropa y calzado adecuado para el monte, y coge por si acaso crema solar y un chubasquero, aquí nunca se sabe, y algo de comida y agua ya que en las rutas no podrás comprar.

Aunque la mejor recomendación te la harán los guardabosques sobre que ruta hacer, aquí te dejo los senderos que puedes hacer desde Casas de Irati.

mapa Senderos Selva

Senderos de Casas de Irati

▪  Paseo de los sentidos: 2 km llenos de hayas, pinos, avellanos y acebos.

▪  Altos de Abodi: 6’1 km.  Es un recorrido circular.

▪  Sendero bosque de Zabaleta: 8 km. Para mí uno de los mejores porque te llevas una idea global y más amplia de la selva.

▪  Mirador de Goñiburu: 5 km ida y vuelta. Hasta este punto se puede llegar en coche desde el aparcamiento de Casas de Irati.  Las vistas son increíbles y nosotros lo dejamos para la vuelta cuando dejamos Casas de Irati. 

▪  Sendero del río Uzbeltza: 3’26 km. Camino muy sencillo. 

El día que nosotros fuimos nos recomendaron hacer el sendero del bosque de Zabaleta, una ruta sencilla sin apenas desnivel y que nos permitió disfrutar de una gran diversidad botánica.

Nuestra ruta permaneció prácticamente acompañada por el sonido del río Irati y los pájaros porque a pesar de ser un destino tan turístico tuvimos la suerte de realizarla casi en su totalidad nosotros solos.

Ernest  Hemingway se describió como un enomorado del paisaje de los pirineos navarros, y no concebía unos Sanfermines sin visitar la Selva de Irati. Una de sus citas más popular fue:

«Siempre que me acuerdo de Irati se me ponen los pelos de punta. Recuerdo que venía justo cuando acababan las fiestas de San Fermín para perderme en el bosque. Aquí, en el corazón del bosque, me quedo yo esperando a que Basajaun, el Señor del Bosque, venga a saludarme

Porque en la selva de Irati se encierran muchas leyendas, una de ellas habla sobre el reino de Basajaun a quien hace referencia el escritor. Un personaje mítico dueño y protector del bosque y sus rebaños, que se dejaba ver sólo cuando quería, y cuando no, se convertía en haya. También cuenta otra leyenda, que en el corazón del bosque cuando azota el viento huracanado, se puede oír el llanto de la reina Doña Juana de Albre, que murió envenenada con serias dudas sobre su lugar de enterramiento.

Dejamos atrás la selva de Irati, sus hayas, y sus leyendas, para dirijirnos en coche de vuelta a Isaba hasta el Mirador de Goñiburu . Estaba atardeciendo, así que la suma de la cálidad luz que produce la bajada del sol y las vistas infinitas con los pirineos nevados de fondo que brinda ese lugar, daba como resultado un paisaje espectacular.  A pesar del frío y el fuerte viento que azotaba, no pudimos resistirnos a hacernos una cuantas fotos para inmortalizar el momento.

De sidrería

Como anticipe al principio,visitar la Selva de Irati es un plan que ya de por sí es perfecto, pero que puede culminarse con una visita a una de las sidrería de la zona.

Últimamente cada vez son más los adeptos a este plan culinario y ¡no me extraña!.

Coger el coche con tu grupo de amigos para venir hasta el norte y disfrutar de un buen chuletón maridado con una buena sidra recién escanciada, es algo que cada vez más gente incluye en sus planes de fin de semana. Quizá todos conocemos algún amigo que se va de sidrería y es que, ¡qué mejor plan!.

Nosotros decidimos al día siguiente visitar Ochagavía un pueblito precioso con un puente medieval que lo mires por donde lo mires tiene una fotografía perfecta, y allí tienes una sidrería estupenda donde disfrutar de una rica comida navarra.

La sidrería kixkia  es un restaurante especializado en carne a la brasa pegado a una antigua estación patatera ambos con mucha solera.

Recuerda reservar sobre todo si tienes intención de ir en fin de semana, ya que la barra libre de sidra y la rica comida a la brasa, hace que las plazas improvisadas sean limitadas, aunque nosotros como sólo éramos dos tuvimos bastante suerte a pesar de no tener reserva.

La sidrería cuenta con un parking al lado,lo cual es perfecto para poder llegar en coche.

Aquí te dejo nuestras recomendaciones de comida de la sidrería.

Y por si quisieras saber donde alojarte en Isaba, nosotros nos quedamos en Apartamentos Garxo que además nos permitía llevar a nuestra perrita. Los apartamentos son muy correctos y además cuentan con chimenea, lo que hace de la estancia un clima muy hogareño.

apartamentos Garxo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.